Saber elegir qué cargar en nuestra “maleta de vida”

Hace unos meses, haciendo limpieza a fondo en casa, me encontré aparatos eléctricos en desuso, documentos sin valor, ropa que ya no me queda, juguetes de infancia que algún otro niño podría aprovechar, en fin… sonó la “alerta de acumulador” por todas partes.

Pese a la alarma, la experiencia me hizo reflexionar sobre la acumulación emocional, todos aquellos sentimientos y emociones negativas que almacenamos con el tiempo sin responsabilizarnos de sacarlos de nuestra “maleta de vida” sumando peso a nuestro viaje personal, haciéndolo más fatigante e incluso impidiéndonos cumplir con objetivos o propósitos que nos hemos propuesto en nuestro desarrollo personal.

Definitivamente la vida nos lleva a lugares que nunca imaginamos, es un vaivén, un sube y baja constante, pero alguna vez ha hecho un alto y se ha preguntado ¿qué tipo de viajero es usted en su vida? ¿Viaja ligero o carga peso? ¿qué tipo de viajero es usted? Detenerme a responder estas preguntas introspectivamente me ha ayudado a reflexionar sobre hábitos y tipos de acumulaciones que confrontamos cotidianamente, tanto desde la perspectiva emocional como material.

Aprovecho este espacio para invitarle a reflexionar sobre su propia “maleta de vida” y saber elegir qué llevar en maleta y cuánto peso está dispuesto a cargar.

Le comparto 5 consejos que podrían ayudarle a elegir qué llevar en su equipaje de vida:

  1. Identifique lo que adquiere por impulso: Antes de comprar o traer algo a su vida pregúntese ¿realmente lo necesito? ¿me aporta valor? ¿vale la pena cargar con ello? Responderse honestamente le liberará de mucho lastre qué portar.

  2. Deje ir lo que no utilice. Si posee algo que en más de un año no ha utilizado, considere venderlo o regalarlo a alguien que lo necesite.

  3. Concéntrese en las relaciones saludables: Rodéese de personas que le aprecien y que aporten valor a su vida, elimine de su entorno aquello que no favorece su desarrollo personal o bienestar.

  4. Agradezca y valore lo que tiene: Observe que es muy probable que ya tenga más de lo que realmente necesita.

  5. Invierta en experiencias, no en cosas: Las experiencias incrementan las emociones positivas, abren la mente y ayudan a desarrollar fortalezas psicológicas como la motivación por el conocimiento y el aprendizaje.

En este camino es bueno recordar el relato que el filósofo Hu-Ssong compartió con sus discípulos:  «Un hombre que iba por el camino tropezó con una gran piedra. La recogió y la llevó consigo. Poco después tropezó con otra. Igualmente la cargó. Todas las piedras con que iba tropezando las cargaba, hasta que aquel peso se volvió tan grande que el hombre ya no pudo caminar. ¿Qué piensan ustedes de ese hombre?»

«Que es un necio», respondió uno de los discípulos. «¿Para qué cargaba las piedras con que tropezaba?»

Dijo Hu-Ssong: – «Eso es lo que hacen aquellos que cargan las ofensas que otros les han hecho, los agravios sufridos, y aun la amargura de las propias equivocaciones. Todo eso lo debemos dejar atrás, y no cargar las pesadas piedras del rencor contra los demás o contra nosotros mismos. Si hacemos a un lado esa inútil carga, si no la llevamos con nosotros, nuestro camino será más ligero y nuestro paso más seguro.»

Por Gustavo Paz

Entradas Recientes

Ver todo

Crecer es inevitable y con el crecimiento viene el cambio. Ya no queremos lo mismo que queríamos unos años atrás, ¡qué va! Ni siquiera queremos lo mismo que queríamos hace un par de meses, o incluso d

Las palabras tienen poder en sí mismas; decidir cuáles utilizar es el inicio de cambios en nuestra mente, familia, comunidad, el país y el mundo. Esto aplica a múltiples contextos sociales, tanto así

Se estima que en el mundo existen más de 8.7 millones de especies, la mayoría aún sin ser identificadas y catalogadas. De esas especies, un 82% son plantas, mientras que los humanos representamos apen