Saber elegir es: Gestionar con inteligencia los costos en tiempos de crisis

El aumento del costo de la vida es una de las principales preocupaciones de las familias, sin embargo, las crisis pueden ser una oportunidad para evaluar los hábitos de consumo y estimar cuánto de ello es necesario y cuánto puede convertirse en saludable ahorro. Sí, efectivamente, cuidar la economía puede parecer en ocasiones una misión imposible, pero si se tiene fuerza de voluntad siempre podemos tomar decisiones económicas más inteligentes.


Veámoslo de una manera práctica, si bien el dinero no es un pase automático a la felicidad y la salud emocional, la verdad es que contar con recursos para cubrir las necesidades básicas, tener estabilidad financiera, disfrutar de fondos para invertirlos en nuestro bienestar y satisfacción, contar con capacidad adquisitiva para cubrir eventuales emergencias y estar libres de deudas que atenten contra la paz familiar; son todas condiciones que nos pueden ayudar a tener una vida mucho más equilibrada y feliz.


A continuación, hago un breve repaso de diez formas prácticas de poder elegir nuestra salud financiera, incluso en contextos retadores como los actuales:


  1. Analice sus gastos con lupa, distinga con claridad aquello que es ineludible frente a lo que es accesorio.

  2. Valore el potencial de un buen presupuesto acorde a sus ingresos reales y aplique la regla de 50% gastos fijos, 30% gastos personales y 20% ahorro.

  3. Revise sus facturas a conciencia, son su mejor barómetro de gastos, reduzca consumos innecesarios y establezca comparaciones mensuales que le permitan realizar ajustes.

  4. Establezca límites rigurosos a su gasto crediticio de forma que nunca supere sus posibilidades de pago a tiempo y evítese el dolor de cabeza de vivir arrastrando déficits.

  5. Cuide su efectivo con esmero y sea cauto con la gestión de sus retiros en efectivo, recuerde que el dinero en el bolsillo tiende a esfumarse con mayor facilidad.

  6. Controle su inclinación al consumo, recuerde que los gastos impulsivos basados en necesidades imaginarias o socialmente impuestas son los que más hieren su capacidad de ahorro.

  7. Controle sus cargos automáticos y verifique que no reciba gastos duplicados o cobros erróneos. También debe proteger sus datos bancarios y estar atento a movimientos extraños.

  8. Sea honesto consigo mismo, ser indulgente con gastos innecesarios solo le llevara a una imposibilidad crónica para el ahorro.

  9. Controle las compras online, las aplicaciones con costos mensuales, las plataformas digitales de pago automático y demás. Estos servicios pueden significar fugas de dinero constantes que apenas si son perceptibles, pero que en conjunto pueden tener un peso económico significativo.

  10. Sea disciplinado, como todo hábito, el ahorro se reafirma y se integra a nuestra vida ordinaria gracias a la práctica cotidiana. Por eso, disfrute de las pequeñas grandes victorias de usar más inteligentemente su dinero.


Por Lorena Soto

Entradas Recientes

Ver todo

Crecer es inevitable y con el crecimiento viene el cambio. Ya no queremos lo mismo que queríamos unos años atrás, ¡qué va! Ni siquiera queremos lo mismo que queríamos hace un par de meses, o incluso d

Las palabras tienen poder en sí mismas; decidir cuáles utilizar es el inicio de cambios en nuestra mente, familia, comunidad, el país y el mundo. Esto aplica a múltiples contextos sociales, tanto así

Se estima que en el mundo existen más de 8.7 millones de especies, la mayoría aún sin ser identificadas y catalogadas. De esas especies, un 82% son plantas, mientras que los humanos representamos apen